BELL: UN LEGADO DE CAMPEONATOS DEPORTIVOS Y CONFIANZA

No es coincidencia que Bell sea la primera marca que se viene a la mente de los competidores cuando se habla en términos de velocidad y cascos con gran protección. BELL nació en la escena de las carreras de automóviles en California de los años 50, su fundador, Roy Richter, construyó toda una industria que se anticipaba a las necesidades no satisfechas de aquellos con una disposición hambrienta de velocidad. Cuando los californianos querían conducir más rápido… el creo la primera tienda de velocidad del mundo con repuestos que permitían hacer sus automóviles más veloces. Cuando los Californianos quisieron correr... les construyó autos de carreras. Y cuando la velocidad y la adrenalina comenzó a revelar algunas realidades sombrías, Roy también hizo algo al respecto y nació Bell Helmets.

 

Roy Richter pasó su vida entera eliminando los límites que existían para que las grandes hazañas y los grandes récords se lograran, Su espíritu ilimitado ha sido el norte que ha definido a Bell durante casi 60 años, ganándose la admiración, la confianza y la lealtad de varias generaciones de campeones. A lo largo de todos estos años, casi todos los avances más novedosos en términos de protección en cascos se han construido bajo el auspicio de Bell. Ese impulso de anticipación y creación continúa, en la época de Roy, hoy continua como una parte del espíritu de Bell, lo que hace que grandes productos se diseñen para proteger a todos los pilotos a nivel mundial y que BELL simplemente sea, la marca que eligen los profesionales…

Ya sea para carreras de autos, motociclismo o ciclismo, Bell es sinónimo de infundir confianza y de permitir la genialidad. Establecido en 1954, probado desde entonces.